logo escorts barcelona

CARMEN

ESCORT BARCELONA ESPAÑOLA TETONA CON 120 DE PECHO

Edad: 32 años | Medidas: 120-62-96 | Nacionalidad: Española

SOBRE CARMEN


Edad: 32 años

Altura: 164 cm

Medidas: 120-62-96

Nacionalidad: Española

Idiomas: Castellano

Turno: Noche

Servicios


Francés natural, Francés completo, Lluvia dorada, Atención a parejas, Lésbico, Juguetes sexuales, Juegos eróticos

DESCRIPCIÓN


Si lo que estás buscando es una escort española con grandes pechos en Barcelona no hace falta que busques más. Carmen es todo pasión y carácter, le encanta la fiesta, bailar y tener una divertida conversación mientras se lo pasa bien con sus amantes. Además, es una escort con pechos grandes (¡una 120!) y enorme culo, por lo que la diversión se multiplica aún más. Mimos, caricias, abrazos, besos, piel con piel.

¿Qué es lo que te apetece vivir con ella? Esta escort Barcelona se desvivirá en atenderte como mereces. Te propondrá mil fantasías eróticas si no te atreves con tanto fervor. Te dará trato de novia si es lo que prefieres: duchita erótica para comenzar a conoceros, francés mirándote a los ojos, un buen masaje erótico para continuar en la cama para tener una relación hasta hacerte llegar al clímax total.

A ella le gusta que le seduzcan para realizar todos sus servicios. Una de las mejores escorts Barcelona sin duda. Conversa con ella, tómate una copa y disfruta de su compañía a sabiendas de cómo acabará todo. Le gusta conocer a sus amantes para entregarse a ellos durante los momentos de pasión. Por eso es una chica muy deseada y eso le hace sentir muy bien. Le complace saber que los hombres van a por ella y de la misma manera se entretiene y los complace en todo. Una de las mejores putas Barcelona te está esperando para pasar un buen rato, no lo dudes más y ven ya a Haima.

¿DÓNDE ENCONTRAR A CARMEN?


Últimas noticias Escorts Barcelona


Las escorts rusas de alto standing

Las mujeres de cada región, continente o país tienen sus particularidades y las escorts rusas se caracterizan por tener rostros hermosos, con rasgos finos, piel muy blanca, ojos verdes o azules y unas piernas bien torneadas, grandes y duras. Sus bellezas no dejan indiferente a nadie y es por ello que muchas a temprana edad optan por ser profesionales del sexo, siendo parte muchas, de las llamadas chicas de alto standing.Ya sea por su educación, cultura, dominio de varios idiomas y su belleza natural, las escorts rusas son las preferidas entre este grupo selecto de clientes de alto nivel, sibaritas y demás.Las hay rubias de ojos azules con unos cuerpos de modelos de pasarela, esbeltas y unos pechos naturales, que te hipnotizarán con su presencia. En la intimidad son dulces y cariñosas, nada que ver con ese prototipo de mujer fría, - supongo que por el hecho de venir de unos de los lugares más fríos del planeta- y nunca dudan en entregarse al máximo en todos sus encuentros. También están de cabello oscuro con ojos verdes o azules, curvas como las latinas pero de corazón europeo oriental. Son preciosidades de largas melenas y grandes pechos. Te volverán loco cuando las embistas, sientas sus caderas y te envuelvan entre su dulzura, elegancia y saber estar. También se caracterizan por la estatura. Aunque las hay de altura media, también es muy frecuente encontrarte con mujeres “caballotas” de más de 180 cm de altura y potentes figuras.En resumen son mujeres elegantes, femeninas y muy pasionales que hacen de un encuentro una historia para poder revivirla. También tienen sus armas, sus estrategias y aunque más discretas y aparentemente tranquilas, pueden ser un verdadero terremoto a la hora de tener sexo, ya sea sobre una cama o cualquier otra superficie que prefieran.Así que para variar, como próximo objetivo estará incursionar e interactuar un poco más con las escorts rusas, que de alto standing o no, son bellísimas y están buenísimas.

Las escorts cubanas que enamoran

Como amante de las mujeres he de reconocer que las latinas son bastante amorosas, pero las escorts cubanas aparte de amorosas, también son dominantes y eso a muchos nos da morbo del bueno. He podido estar con varias de ellas y por regla general, lo que más sobresale en ellas es la alegría innata que desborda por todos los poros de la piel. Son así, es esa sangre caribeña, mezcla de azúcar, tabaco y ron que han aprendido vivir el momento y vivirlo con mucha pasión y júbilo, como lo es Laura, una cubana de 1 metro 68 centímetro, una cintura de avispa, unos pechos naturales bien formados y un trasero impresionante, natural y duro. La conocí en una discoteca y al instante me di cuenta que era profesional del sexo, de las bellísimas escorts cubanas, cosa que me facilitó mucho más el poder estar con ella. Después de la presentación de credenciales y ajustar el precio, pues nos fuimos a mi casa. Era un sábado normal pero que sin yo saberlo se convertiría en uno de los más recordados en estos últimos tiempos.Llegamos y al entrar en mi habitación ella se puso en función y no me dejo hacer nada, ella sola tomó la iniciativa, dominando la situación y para que contar más, lo que pasó fue extraordinario, tanto que después de terminar en vez de irse rápido se quedó conmigo a lo que yo denomino “romanciar”, entre caricias, mimos y algún que otro masajito que yo le di, se fue colando en mi cerebro y a partir de ese instante quede apasionado.Yo tenía muy claro que en estos casos el que se enamora pierde, pero bueno, quizás ella vendría a suplantar esa falta de cariño, pasión y sexo que en mi soledad tenía, y al menos en los momentos que estuviera conmigo, lo viviría a tope, porque de eso trata la vida, de vivir buenos momentos.Así que desde entonces se suceden encuentros con mucha frecuencia con ella y me convertí sin quererlo en uno de tantos que caen rendidos a las escorts cubanas que sin duda te saben enamorar.

Escorts brasileñas, las preferidas por muchos

Hace algunos años atrás -para ser más exactos 9 o 10 años- en la ciudad condal, había un colectivo de profesionales del sexo que dominaban casi todo el panorama, sobre todo el de las grandes esferas, hablamos de las escorts brasileñas, que en ese momento aún eran mayoría. Esto hacía por supuesto que fueran las que más acceso tenían a los clientes, pero no por ellos eran las preferidas. Habían muchos más factores que conformaban esa afirmación.Para empezar, destacaba su belleza natural, casi todas con el mismo prototipo de mujer de ese país, tenían pechos naturales, bellos rostros, una piel canela, en muchos casos ideales y unos traseros y piernas grandotas y bien firmes. Como todo muchas tenían alguna operación de pecho o retoque, pero  por regla general eran bastantes naturales.A la hora del trato con el cliente,  solían ser siempre muy dulces y amorosas, como buenas latinas calientes y con su portugués sensual, te hipnotizaban, seducían y era muy difícil que no cayeras en sus redes. Y para rematar, dentro los servicios, por lo general, casi todas por no decir todas, practicaban el sexo anal, cosa que a todos o casi todos los clientes les encanta. Así que esa pequeña barrera que en muchas otras profesionales del sexo existe, con las escorts brasileñas eran parte del auto placer.Yo puedo confesar que tuve muchas aventuras con algunas brasileñas, en mi caso como cuando me gustan no suelo cambiar, pues las 2 o 3 que tuve en esa época pueden dar fe de ello. Con la primera no tuve muchos encuentros, porque se marchó algo después de estar con ella. La segunda que se hacía llamar Sheila, una  joven alta de pelo negro largo hasta la cintura, una cara de ángel, pecho natural pequeño, trasero con piernas grandes y duras, tuve encuentros semanales, por el periodo de 2 años seguidos, cada semana religiosamente, la visitaba en el local donde trabajaba hasta que se decidió irse a su país. Después conocí a la tercera, Juliana, que era todo lo contrario, rubia, bajita, con unos pechos enormes y fanática al sexo anal. Ya con ella fue casi como una relación de pareja, por unos 5 años, hasta que fue a su país de vacaciones y nunca más regreso.Por mi parte solo tengo palabras y buenas experiencias con las escorts brasileñas, pero se y tengo prueba de ello, que miles y miles de clientes, por lo menos en esos tiempos donde ellas reinaban, podrán decir lo mismo.