Gran fiesta con escorts colombianas

gran fiesta con escorts colombianas

Tarde noche de un sábado, en el centro de Barcelona, donde todo lo que es ocio está cerrado por el coronavirus y yo con unas ganas tremendas de darle un poco de alegría al cuerpo, que ya lo necesita de tantos meses de confinamiento y restricciones, así que entré en el ordenador y me fui a una de esas páginas de contactos donde encuentras a profesionales del sexo de todos los tamaños, formas y colores. 

Fue solo entrar y lo primero que vi fue el anuncio de Catalina y su amiga Carol, dos escorts colombianas dulces y calientes. Las dos recién llegadas a la ciudad y que querían pasar momentos muy calientes con quien llamara. Eran independientes y muy sexys las dos –las fotos al menos eso afirmaban-, con unos cuerpos deliciosos y fantásticos, que sabían  bien cómo usarlos para poder llegar a unos orgasmos increíbles.

La cosa pintaba bien y con esa presentación no lo pensé más y salí a darle un poco de movimiento al cuerpo. Ya previamente las había llamado y me indicaron su dirección muy cerca de la Sagrada Familia. 

Al llegar puntual a mi cita, mi mayor preocupación era saber si las chicas que se anunciaban correspondían a las fotos que mostraba el anuncio y para mi sorpresa eran las mismas, no con el Photoshop de las imágenes perfectas, pero sí, eran ellas y reales.

Pues sin mucha dilatación, ni tantas presentaciones, -ya que el tiempo corría- entramos en la habitación, ropas fueras y comenzó la fiesta con estas dos escorts colombianas, Catalina fue la primera que rompió el hielo, empezó con unos ricos besos, mientras Carol le siguió con un masaje cargado de puro erotismo. Los pechos grandes de Catalina entraron en escena, mientras Carol comenzó con un francés que “levantó todas las pasiones” y pasamos a la acción más fuerte. Como siempre los detalles me los reservo para mí, pero la fiesta a dos bocas, cuatro manos y todo lo demás multiplicado por dos llegó al máximo clímax de todos los placeres habidos y por haber.

En honor a la verdad, de la hora que tenía pactada, pasamos a dos horas más con un extra añadido y la verdad que hubiera seguido muchas más, pero llegó el momento de irse y dejar la fiesta en el tiempo justo. Sin duda repetiré con estas dos espectaculares escorts colombianas y espero sea pronto.


Celebrando un cumpleaños con escorts en Barcelona

Hace unos días fue el cumpleaños de uno de mis mejores amigos y junto con varios colegas nos fuimos a celebrarlo. Ya habíamos reservado en un restaurante y una vez estábamos todos, empezó el picapica, al rato pasamos al plato fuerte, para continuar con las copas. Después de unas horas de celebración, los colegas se fueron marchando poco a poco y solo nos quedamos 3 entre ellos el homenajeado, así que para continuar la fiesta nos fuimos a por unas buenas escorts en Barcelona.Buscamos en internet y encontramos un piso muy bueno por la zona de Urgell en Barcelona, así que allí nos esperaba lo mejor de la fiesta. Al llegar y entrar nos presentaron a varias chicas, y cada uno escogió de todas las escorts en Barcelona que había la que más le gusto.Yo opte por una latina llamada Cassandra, con unas curvas de infarto, - yo soy fanático a los culos grandes y ella además los pechos los tenia también talla XXL-, mi otro amigo entró con una rusa muy bella, típica de ojos azules, y el cumpleañero, con una rubia muy potente. Yo no sé muy bien que hicieron cada uno de mis amigos en sus habitaciones, pero yo pedí una copa –el típico ron con coca cola- para calentar motores. Cassandra sin duda fue la mejor elección, una latina de pelo hasta la cintura, grandes pechos y un trasero descomunal, que realiza todos los servicios y muy profesional en todo lo que hace. La verdad que quede más que satisfecho y sin duda ya encontré una justificación para ya sea por el cumpleaños de alguno de mis amigos, del mío propio o del vecino que ni conozco, regrese a este piso de escorts en Barcelona a ponerle el broche de oro a una celebración sin límites.

Pasión por una escort en Barcelona

Como amante de las bellas mujeres y sobre todo de las profesionales del sexo, hace tiempo desde que navego por internet en busca de citas, siento un inmenso deseo de poder quedar con una escort en Barcelona en especial.Actualmente se hace llamar Amanda, -aunque ha tenido varios nombres, todos nombres de guerra, claro está- pero lo más importante es que siempre usa las mismas imágenes y si concuerdan con la realidad, la verdad que es la mujer de mis sueños y la de muchos.Se describe como una chica organizada y ofrece un encuentro inolvidable totalmente relajante. También ofrece la posibilidad de tomarte unas copitas, fiesta blanca o todo lo que desees o necesites. Por lo que se ve también le va la marcha fuerte y a mi mientras más cañeras, mejor.En antiguos anuncios siempre se presentaba sola en su piso, la típica escort en Barcelona independiente, pero actualmente lo hace también con una amiga, que está de muy bien ver, lo que conlleva algunos servicios como tríos, dúplex, lésbicos, etc. Si ya ella así sola me pone a tope imagínense dos del mismo prototipo, sin duda una fantasía a otro nivel. Volviendo a Amanda que es la que me ocupa horas de pensamiento, estoy ya listo para poder tener ese encuentro que tanto he deseado y que quiero hacer realidad. Espero que al llegar a la cita me encuentre a una joven al menos parecida a la de las fotos en internet, sino seria decepcionante.Mi intuición me dice que será una elección aceptada y si hace todo lo que anuncia se convertirá en la escort en Barcelona preferida. Ya el tiempo dirá la última palabra y por supuesto ya les iré contando a todos como me fue en esta nueva aventura más bien pasional.

Re encuentro con mi escort en Barcelona preferida

Ayer fue uno de esos días que uno se levanta con ganas de tener un buen encuentro o cita con una chica y tener sexo. Como estoy “más solo que la Una” me tocó entrar en internet a buscar una escort en Barcelona. Últimamente ellas se han convertido en mis novias por horas y aunque no soy de los que suele variar, si me tengo que adaptar a lo que esté disponible y más en estos tiempos de pandemia.Así que entré en uno de los portales más importantes para escort en Barcelona y mayor fue mi sorpresa al encontrar a una de mis ex novias por horas, se trataba nada más y nada menos que de Fernanda, una venezolana súper hermosa que conocí en unos de los locales de Haima y ahora debido a la situación está trabajando como independiente en un piso.La llame al instante, al teléfono que venía en el anuncio y me contesto ella, al escuchar mi voz se alegró muchísimo de escucharme y de saber que quería una cita con ella, - por supuesto la alegría no creo que sea por mí, más bien por lo que me tocaría pagar- pero bueno, una vez ya sabía las nuevas tarifas y que sus servicios conmigo serían los de siempre, me puse mano a la obra y me fui a duchar. Busque un calzoncillo nuevo, así como la ropa para dar buena imagen, el mejor perfume que tengo, y como soy un caballero y romántico de los que pocos quedan por el camino le compre una flor y se la llevé como presente y recuerdo de ese re encuentro.Durante todas esas horas de esa cita mágica, mi escort en Barcelona preferida, volvió a ser por un tiempo esa novia por horas que te complace y te hace feliz, y de eso se trata la vida dicen, no, de pequeños momentos y detalles. Así que ya tengo como seguir viviendo esos momentos y con quien en esas citas por horas.