Los relatos lésbicos son algo que excitan a todas las personas, en especial a los hombres.

Las experiencias lésbicas nunca han dejado de ser tabú pero sin embargo, en la actualidad, nos encontramos inmersos en un mundo en el cual tiene tan poca importancia que no vale la pena dejarlas pasar, siempre que se pueda disfrutar del momento debe hacerse notar lo que está pasando y aprovecharnos de eso para tener un poco más de gancho para los hombres.

Muchas de las experiencias, han comenzados en jugueteos con nuestras amigas o con alguna chica que ha estado allí durante la noche tomando algunos tragos junto a  nosotros, la cercanía es la clave más esencial para que se puedan permitir estos actos y puedan surgir historias increíblemente excitante a raíz de encuentros apasionados de mujer a mujer.

Los relatos lésbicos no siempre son de mujeres homosexuales, son incluso más interesantes cuando se tratan de dos mujeres heterosexuales que se encuentran en un arribo de nuevas experiencias y de locura, siempre se pueden llevar a cabo esos pequeños toques, esos pequeños besos que desencadenan una locura inexplicable entre dos mujeres.

A pesar de esos, cuando se trata de dos mujeres homosexuales, y que posiblemente son parejas, tiende a ser muy excitante para los hombres, a los hombres les gusta ver y saber, imaginar mucho, pero eso lo hablaremos dentro de poco.

¿Por qué a los hombres les excitan tanto los relatos lésbicos?

La imagen que representa en la mente de un hombre dos mujeres besándose, siempre han estado bastante inundadas en lo prohibido, pensar en que dos mujeres pueden estar tocándose y teniendo sexo crea un morbo excepcional que ayuda a calentar a cualquier hombre. El pensamiento es la raíz de toda erección como lo diría Sigmund Freud, pero en estos casos, los hombres con solo imaginarse dos mujeres que tiene al frente besándose, lo coloca en la posición de verse junto a ellas dos en la cama, esto es básicamente fantasear con lo que se puede encontrar, estar a la disponibilidad de entrar en ese duo y hacer a dos mujeres suyas.

Una de las fantasías más pensadas por los hombres es hacer un trío, cualquier hombre desea encontrarse en una cama o en cualquier parte junto a dos hermosas mujeres, cuando estas escenas lésbicas se construyen frente a sus ojos o en sus pensamientos, siempre estará presente la fantasía y la probabilidad de que pueda verse involucrada en ella, esta son las razones más básicas para que un hombre se excite con los relatos.

Por otro lado, otra de las razones más conocidas es cuando una mujer presume sus experiencias lésbicas con un chico que está ligando, esto abre cientos de probabilidades de que pueda repetirse la ocasión pero con él incluido en la historia, es mucho más atractiva una mujer que se encuentre dispuesta a experimentar mayores cosas durante el sexo, y que automáticamente el hombre nos verá como una gran candidata para su próximo encuentro sexual, además de esto, pasaremos a estar en su lista de fantasías.

Por último, a los hombres le encantan las mujeres con una mente muy abierta y pervertida, que no solo sean sus piernas, sino que también sea capaz de excitarnos mediantes sus relatos, en este caso, los relatos lésbicos hacen el trabajo sin mucho esfuerzo y posiblemente abran puertas a algún encuentro apasionado y divertido que involucre dos mujeres y un hombre.

Fantasías de chicas en sus relatos lésbicos

lesbianas-barcelona-relatosLas chicas en el otro extremo, siempre están deseando más, las mujeres son mucho más persuasivas y podemos lograr lo que queramos, por eso, es que sin duda alguna no vamos a parar hasta conseguir lo que nuestra mente esté creando, muchas mujeres se excitan cuando escuchan a sus amigas hablando de la experiencia que tuvieron junto a otra chica, estas se encuentran en la disposición de probar y fantasear con una mujer, sentir que la mano de otra chica la acaricia, que le besa el cuello e introduce sus manos en sus senos y bajando directamente hasta su sexo, es algo que puede mojar a cualquier mujer, las mujeres conocen bien su cuerpo y se encuentran a la disposición de tocar y estimular la parte que la otra chica está buscando.

Muchas mujeres sueñan con eso aunque no lo admitan, las fantasías que se crean con los relatos lésbicos normalmente son calladas pero siempre existe la posibilidad de que se lleven a cabo con una persona de las que estaba en el momento en el que fue contado todo.

Mi relato lésbico:

Cuando era joven, una tarde me encontraba junto a una amiga acostada viendo televisión mientras hablábamos de nuestros chicos y de los chicos de la universidad, siempre estuvimos muy cerca en la misma cama y nos permitíamos esa cercanía pero jamás no sentíamos intimidadas por eso, teníamos mucha confianza. De pronto en una demostración de cómo me había tomado el chico que me gustaba al besarme, quedamos muy cerca y sin pensarlo, nos besamos, al principio nos morimos de la risa, pero luego, estuvimos muy cerca nuevamente y nos seguimos besando, sentí su mano comenzar a tocar mi cintura y no dude por quedarme atrás, comencé a tocar y a jugar con sus senos, apreté sus nalgas, los besos comenzaron a deslizarse tibiamente hasta el cuello, nos quitamos la ropa poco a poco y nos encontrábamos allí en ropa interior, comenzaron a bajar sus labios por todo mi abdomen, me despojó de la ropa que me quedaba y se acercó suavemente a hacerme sexo oral, me volvía loca, me estremecía con su lengua cuando rozaba mi clítoris, la tomé por el pelo, y la intensidad iba subiendo cada vez más, hasta que me hizo llegar y explotar en un orgasmo, jamás nadie me había hecho un sexo oral tan rico, luego de eso, nos echamos a reír, nos vestimos, y ocasionalmente cuando estábamos juntas, dejamos que pase un poco de eso.

Vídeo de una experiéncia lésbica