Relatos lésbicos ¿Por qué nos excitan tanto?

relatos lésbicos ¿por qué nos excitan tanto?

Los relatos lésbicos son algo que excitan a todas las personas, en especial a los hombres. Las experiencias lésbicas nunca han dejado de ser tabú pero sin embargo, en la actualidad, nos encontramos inmersos en un mundo en el cual tiene tan poca importancia que no vale la pena dejarlas pasar, siempre que se pueda disfrutar del momento debe hacerse notar lo que está pasando y aprovecharnos de eso para tener un poco más de gancho para los hombres. Muchas de las experiencias, han comenzados en jugueteos con nuestras amigas o con alguna chica que ha estado allí durante la noche tomando algunos tragos junto a  nosotros, la cercanía es la clave más esencial para que se puedan permitir estos actos y puedan surgir historias increíblemente excitante a raíz de encuentros apasionados de mujer a mujer. Los relatos lésbicos no siempre son de mujeres homosexuales, son incluso más interesantes cuando se tratan de dos mujeres heterosexuales que se encuentran en un arribo de nuevas experiencias y de locura, siempre se pueden llevar a cabo esos pequeños toques, esos pequeños besos que desencadenan una locura inexplicable entre dos mujeres. A pesar de esos, cuando se trata de dos mujeres homosexuales, y que posiblemente son parejas, tiende a ser muy excitante para los hombres, a los hombres les gusta ver y saber, imaginar mucho, pero eso lo hablaremos dentro de poco. Esto es algo que vemos en nuestros clubs, muchos hombres quieren ver como las escorts practican sexo entre ellas para excitarse o quieren practicar trios, en los que las chicas se acarician y dan placer mutuo, mientras el hombre también participa en le juego.

¿Por qué a los hombres les excitan tanto los relatos lésbicos?

La imagen que representa en la mente de un hombre dos mujeres besándose, siempre han estado bastante inundadas en lo prohibido, pensar en que dos mujeres pueden estar tocándose y teniendo sexo crea un morbo excepcional que ayuda a calentar a cualquier hombre. El pensamiento es la raíz de toda erección como lo diría Sigmund Freud, pero en estos casos, los hombres con solo imaginarse dos mujeres que tiene al frente besándose, lo coloca en la posición de verse junto a ellas dos en la cama, esto es básicamente fantasear con lo que se puede encontrar, estar a la disponibilidad de entrar en ese duo y hacer a dos mujeres suyas. Una de las fantasías más pensadas por los hombres es hacer un trío, cualquier hombre desea encontrarse en una cama o en cualquier parte junto a dos hermosas mujeres, cuando estas escenas lésbicas se construyen frente a sus ojos o en sus pensamientos, siempre estará presente la fantasía y la probabilidad de que pueda verse involucrada en ella, esta son las razones más básicas para que un hombre se excite con los relatos. Por otro lado, otra de las razones más conocidas es cuando una mujer presume sus experiencias lésbicas con un chico que está ligando, esto abre cientos de probabilidades de que pueda repetirse la ocasión pero con él incluido en la historia, es mucho más atractiva una mujer que se encuentre dispuesta a experimentar mayores cosas durante el sexo, y que automáticamente el hombre nos verá como una gran candidata para su próximo encuentro sexual, además de esto, pasaremos a estar en su lista de fantasías. Por último, a los hombres le encantan las mujeres con una mente muy abierta y pervertida, que no solo sean sus piernas, sino que también sea capaz de excitarnos mediantes sus relatos, en este caso, los relatos lésbicos hacen el trabajo sin mucho esfuerzo y posiblemente abran puertas a algún encuentro apasionado y divertido que involucre dos mujeres y un hombre.

Fantasías de chicas en sus relatos lésbicos

lesbianas-barcelona-relatos

Las chicas en el otro extremo, siempre están deseando más, las mujeres son mucho más persuasivas y podemos lograr lo que queramos, por eso, es que sin duda alguna no vamos a parar hasta conseguir lo que nuestra mente esté creando, muchas mujeres se excitan cuando escuchan a sus amigas hablando de la experiencia que tuvieron junto a otra chica, estas se encuentran en la disposición de probar y fantasear con una mujer, sentir que la mano de otra chica la acaricia, que le besa el cuello e introduce sus manos en sus senos y bajando directamente hasta su sexo, es algo que puede mojar a cualquier mujer, las mujeres conocen bien su cuerpo y se encuentran a la disposición de tocar y estimular la parte que la otra chica está buscando. Muchas mujeres sueñan con eso aunque no lo admitan, las fantasías que se crean con los relatos lésbicos normalmente son calladas pero siempre existe la posibilidad de que se lleven a cabo con una persona de las que estaba en el momento en el que fue contado todo.

Mi relato lésbico:

Cuando era joven, una tarde me encontraba junto a una amiga acostada viendo televisión mientras hablábamos de nuestros chicos y de los chicos de la universidad, siempre estuvimos muy cerca en la misma cama y nos permitíamos esa cercanía pero jamás no sentíamos intimidadas por eso, teníamos mucha confianza. De pronto en una demostración de cómo me había tomado el chico que me gustaba al besarme, quedamos muy cerca y sin pensarlo, nos besamos, al principio nos morimos de la risa, pero luego, estuvimos muy cerca nuevamente y nos seguimos besando, sentí su mano comenzar a tocar mi cintura y no dude por quedarme atrás, comencé a tocar y a jugar con sus senos, apreté sus nalgas, los besos comenzaron a deslizarse tibiamente hasta el cuello, nos quitamos la ropa poco a poco y nos encontrábamos allí en ropa interior, comenzaron a bajar sus labios por todo mi abdomen, me despojó de la ropa que me quedaba y se acercó suavemente a hacerme sexo oral, me volvía loca, me estremecía con su lengua cuando rozaba mi clítoris, la tomé por el pelo, y la intensidad iba subiendo cada vez más, hasta que me hizo llegar y explotar en un orgasmo, jamás nadie me había hecho un sexo oral tan rico, luego de eso, nos echamos a reír, nos vestimos, y ocasionalmente cuando estábamos juntas, dejamos que pase un poco de eso.


Celebrando un cumpleaños con escorts en Barcelona

Hace unos días fue el cumpleaños de uno de mis mejores amigos y junto con varios colegas nos fuimos a celebrarlo. Ya habíamos reservado en un restaurante y una vez estábamos todos, empezó el picapica, al rato pasamos al plato fuerte, para continuar con las copas. Después de unas horas de celebración, los colegas se fueron marchando poco a poco y solo nos quedamos 3 entre ellos el homenajeado, así que para continuar la fiesta nos fuimos a por unas buenas escorts en Barcelona.Buscamos en internet y encontramos un piso muy bueno por la zona de Urgell en Barcelona, así que allí nos esperaba lo mejor de la fiesta. Al llegar y entrar nos presentaron a varias chicas, y cada uno escogió de todas las escorts en Barcelona que había la que más le gusto.Yo opte por una latina llamada Cassandra, con unas curvas de infarto, - yo soy fanático a los culos grandes y ella además los pechos los tenia también talla XXL-, mi otro amigo entró con una rusa muy bella, típica de ojos azules, y el cumpleañero, con una rubia muy potente. Yo no sé muy bien que hicieron cada uno de mis amigos en sus habitaciones, pero yo pedí una copa –el típico ron con coca cola- para calentar motores. Cassandra sin duda fue la mejor elección, una latina de pelo hasta la cintura, grandes pechos y un trasero descomunal, que realiza todos los servicios y muy profesional en todo lo que hace. La verdad que quede más que satisfecho y sin duda ya encontré una justificación para ya sea por el cumpleaños de alguno de mis amigos, del mío propio o del vecino que ni conozco, regrese a este piso de escorts en Barcelona a ponerle el broche de oro a una celebración sin límites.

Pasión por una escort en Barcelona

Como amante de las bellas mujeres y sobre todo de las profesionales del sexo, hace tiempo desde que navego por internet en busca de citas, siento un inmenso deseo de poder quedar con una escort en Barcelona en especial.Actualmente se hace llamar Amanda, -aunque ha tenido varios nombres, todos nombres de guerra, claro está- pero lo más importante es que siempre usa las mismas imágenes y si concuerdan con la realidad, la verdad que es la mujer de mis sueños y la de muchos.Se describe como una chica organizada y ofrece un encuentro inolvidable totalmente relajante. También ofrece la posibilidad de tomarte unas copitas, fiesta blanca o todo lo que desees o necesites. Por lo que se ve también le va la marcha fuerte y a mi mientras más cañeras, mejor.En antiguos anuncios siempre se presentaba sola en su piso, la típica escort en Barcelona independiente, pero actualmente lo hace también con una amiga, que está de muy bien ver, lo que conlleva algunos servicios como tríos, dúplex, lésbicos, etc. Si ya ella así sola me pone a tope imagínense dos del mismo prototipo, sin duda una fantasía a otro nivel. Volviendo a Amanda que es la que me ocupa horas de pensamiento, estoy ya listo para poder tener ese encuentro que tanto he deseado y que quiero hacer realidad. Espero que al llegar a la cita me encuentre a una joven al menos parecida a la de las fotos en internet, sino seria decepcionante.Mi intuición me dice que será una elección aceptada y si hace todo lo que anuncia se convertirá en la escort en Barcelona preferida. Ya el tiempo dirá la última palabra y por supuesto ya les iré contando a todos como me fue en esta nueva aventura más bien pasional.

Re encuentro con mi escort en Barcelona preferida

Ayer fue uno de esos días que uno se levanta con ganas de tener un buen encuentro o cita con una chica y tener sexo. Como estoy “más solo que la Una” me tocó entrar en internet a buscar una escort en Barcelona. Últimamente ellas se han convertido en mis novias por horas y aunque no soy de los que suele variar, si me tengo que adaptar a lo que esté disponible y más en estos tiempos de pandemia.Así que entré en uno de los portales más importantes para escort en Barcelona y mayor fue mi sorpresa al encontrar a una de mis ex novias por horas, se trataba nada más y nada menos que de Fernanda, una venezolana súper hermosa que conocí en unos de los locales de Haima y ahora debido a la situación está trabajando como independiente en un piso.La llame al instante, al teléfono que venía en el anuncio y me contesto ella, al escuchar mi voz se alegró muchísimo de escucharme y de saber que quería una cita con ella, - por supuesto la alegría no creo que sea por mí, más bien por lo que me tocaría pagar- pero bueno, una vez ya sabía las nuevas tarifas y que sus servicios conmigo serían los de siempre, me puse mano a la obra y me fui a duchar. Busque un calzoncillo nuevo, así como la ropa para dar buena imagen, el mejor perfume que tengo, y como soy un caballero y romántico de los que pocos quedan por el camino le compre una flor y se la llevé como presente y recuerdo de ese re encuentro.Durante todas esas horas de esa cita mágica, mi escort en Barcelona preferida, volvió a ser por un tiempo esa novia por horas que te complace y te hace feliz, y de eso se trata la vida dicen, no, de pequeños momentos y detalles. Así que ya tengo como seguir viviendo esos momentos y con quien en esas citas por horas.