whores barcelona haima

Todos conocemos la gran afluencia de turistas extranjeros que eligen Barcelona como destino de sus vacaciones. Muchos de ellos vienen por las atracciones turísticas que tiene la ciudad y que todos conocemos, gastronomía, clima, ambiente, etc. Una vez aquí muchos de estos turistas que vienen buscando las típicas atracciones de la ciudad acaban descubriendo la oferta sexual que ofrece Barcelona… ¡Whores Barcelona! es la palabra que más escuchan los taxistas a altas horas de la noche después de recoger un par de caballeros en la puerta de una discoteca de moda de la ciudad.

Yeah men! Hookers and whores in Barcelona

Que bueno es ver a estos turistas hambrientos de sexo en busca de saciar su deseo, entrando a veces en mandada en los clubs de alterne donde por supuesto se les recibe con los brazos abiertos ya que suelen ser muy buenos clientes tanto para el local a nivel de copas y para la chicas a nivel de servicios sexuales.

Tendríamos para escribir un libro de todas las experiencias que hemos vivido con simpáticos turistas todos ellos en busca de whores como ellos dicen. Por si no lo sabes todavía whore significa algo así como puta y es la palabra más escuchada por dichos caballeros en su llegada.

Recuerdo una vez que recibimos la visita de uno de estos turistas que dejo su huella en uno de nuestros locales, más concretamente en Urgell 150. Este caballero llegó a la ciudad con una idea clara, disfrutar de la ciudad de día y disfrutar de otra cosa de noche ¿te lo imaginas no? Yeah men! Whores in Barcelona! Este caballero inglés, se alojó literalmente en el club durante su estancia de dos semanas en Bcn. Como si de un hotel se tratara nuestro amigo salía al medio día sobres las dos de la tarde a visitar la ciudad y cuando caía la noche sobres las 10 aproximadamente venía  a pasar el resto del día con las escorts que colaboran con nosotros.

Claro está para aquel hombre el dinero no parecía ser problema, por lo que nos hacía encargar el desayuno, la comida y la cena en buenos restaurantes para después servírsela en las suites del club, algo que nunca habíamos tenido ocasión de ofrecer pero que por supuesto hicimos con mucho gusto.

Fue medio mes donde este señor se convirtió en uno más dentro del club. Pudo conocer todas las chicas del local y más! Tuvimos que llamar a chicas de roma 122 y de muntaner 101 ya que era casi imposible saciar su apetito de, como él decía, whores, Viva Barcelona!

Un grande, un gran cliente y una gran persona que nos hizo pasar un mes muy original y lleno de experiencias con él.

Ojalá estas cosas pasarán más a menudo, no nos engañemos económicamente para todos es algo fantástico, pero sobretodo conocer gente tan singular es lo mejor de todo esto, nunca este oficio deja de sorprendernos.

Vivan las whores in Barcelona!